La maravilla de la calle de la Rutlla (Roo-ee-ya!)

Por Brian Canty El próximo mes estaré celebrando tres años en Girona y estoy asombrado de lo rápido que ha pasado el tiempo. Todavía tengo los recuerdos más vívidos de aquellos primeros días y semanas de llegar a la calle de la Rutlla 94/96, una calle que no significaba absolutamente nada para mí a finales […]

Por Brian Canty

El próximo mes estaré celebrando tres años en Girona y estoy asombrado de lo rápido que ha pasado el tiempo.

Todavía tengo los recuerdos más vívidos de aquellos primeros días y semanas de llegar al Carrer de la Rutlla 94/96, una calle que no significaba absolutamente nada para mí allá por finales de agosto de 2014 cuando aterricé.

Hoy en día llamo a la calle con otro nombre: mi calle. Aunque 'mi' calle es en realidad Carrer de la Creu, es Carrer de la Rutlla la que me gusta llamar mía porque fue donde viví por primera vez en Girona, y simplemente me encanta.

¿Por qué? Bueno, por dónde empezar…

Me encanta el viejo a medio camino entre C/Ultonia y C/Creu que trabaja en un calabozo poco iluminado afilando cuchillos y tijeras y otras cosillas.

Siempre está ocupado, nunca (nunca) levanta la cabeza para ver lo que sucede afuera y solo se consume en su oficio. A menudo me pregunto si en realidad es solo un robot allí.

Hay otro tipo, de aspecto bastante robusto, que se para fuera de la tienda 24 horas y nunca parece hacer nada más que estar allí, mirando a izquierda y derecha como alguien en la multitud durante Wimbledon.

Mis personas favoritas son los cuatro (tres hombres y una señora) que trabajan en el local de temática americana Kruskat Burger, justo enfrente de donde yo vivía en Rutlla.

Los amo porque fueron los primeros en darme la bienvenida a Girona y eso significó que me permitieran escribir historias usando su wifi mientras tomaba un té verde o un agua con gas durante dos horas.

Sus hamburguesas eran, y siguen siendo, sensacionales y los himnos del rock estadounidense sonaban no menos. Las pistas se repitieron, pero estuvo bien y en mi lista de reproducción de Spotify 'Canty Favourites' tengo al menos 10 canciones que solían reproducir aquí. Por temor a ser castigado, mantendré las canciones en privado.

Me corto el pelo en Rutlla ya que hay cinco peluqueros a 300 metros uno del otro.

He gastado miles en pan, huevos, jamón, queso, chorizo, leche, plátanos y vino en Novavenda. Las chicas de la tienda siempre me saludan y me dicen que me saque el bolso de la espalda y lo deje en la puerta como todo el mundo.

Cada cierto tiempo consulto los precios de las casas en las dos agencias de alquiler de Rutlla. Me plastifican el NIE en la fotocopiadora cuando se estropea.

Compro comida saludable escandalosamente cara en BioNefre aunque juré que no volvería cuando la señora no me permitió tomar un carrito a casa una vez.

Siempre digo que no quiero una tarjeta de fidelización de clientes como una especie de mini-venganza.

Hay una peluquería canina donde me detengo y observo a los perros peinándose dentro de la ventana. Me miran y estoy seguro de que sonríen y piensan, '¡Joder, sí!'

Voy en bicicleta por esta calle de sentido único todos los días y les sonrío a todos porque sé que tengo la culpa. Veo a las mismas personas a la misma hora todos los días y creo que acaban de aceptar que así es como va a ser. Los mato con ondas exageradas y sonrisas.

Hay una pizzería (Tele Pizza) en la que solo he comido una vez. Atrae principalmente a los niños que juegan a mantenerse despiertos y andar en patineta en la pequeña plaza exterior.

Me encanta la calle y todo el mundo en ella! Los autos tardan una eternidad en llegar a los espacios subterráneos ya menudo me detienen... pero está bien porque también los enojo.

El lugar simplemente me calienta y no puedo imaginar vivir en otro lugar. A Lee y Louise no les gusta y tuvimos una discusión sobre mudarme más cerca de la ciudad.

Verás, son 'townies' que no conocen nada más que el Casco Antiguo. Cuando los invito a cenar, Lee se queja de que está demasiado lejos, y para un hombre que disfruta de la comida, eso es bastante.

Pero no me disculpo. Carrer de la Rutlla es Girona en pocas palabras!

Written by administración
cruz